La Chikungunyada Criolla

Los venezolanos siempre hemos sido caracterizados por lo alegres, y  sobre todo lo echadores de vaina encontrándole chiste a cada suceso que acontece el día a día. Nuestro humor es incalculable, que hasta con la salud nos metemos. Esto se evidencia con la nueva pandemia nacional del chikungunya.

Primero empecemos por el dichoso nombre que la gran mayoría no lo sabe pronunciar, unos dicen “chuchuwasa”, “chukunguña”, “chugurunya” entre muchos otros. Luego tenemos el insecto en sí, que algunos (afectos al gobierno) aseguran que fueron entrenados por la CIA y enviados por el Imperio o por la injerencia de Uribe porque a ese como lo meten en peos ajenos.

Este padecimiento se ha convertido en moda, y usarlo para excusarse y faltar a la escuela, universidad o trabajo, es lo típico. Además que la gente lo da por sobrentendido, cuando se escucha que “Fulano no pudo asistir”, alguien menciona “ese tiene chikunguya”. Hasta se usa como expresión de amenaza haciendo mención de “Ojala te de el Chikunguya ese”.

Ahora así hablemos de la maravillosa enfermedad, que según algunos conocidos, esa vaina es peor que golpear el dedo meñique del pie en la esquina de una puerta. A parte de la fiebre alta y las horrorosas erupciones, nauseas, y algunos casos diarrea, los dolores e inflamaciones articulares son otro cantar, te inmovilizan a tal punto que dependes de alguien para caminar o levantarte.

 Y lo más arrecho del asunto es que después de tener el virus, se puede repetir los meses o años siguientes agravándose los síntomas. Claro debemos tomar en consideración, que encontrar los medicamentos para tratarla es tarea fácil en este país, porque siempre los consigues y además están baratos.

Hacer turismo en farmacias preguntando por “Atamel” o “Acetaminofén” es tan casual que se ve hasta en la sopa y lo peor es que hasta los buhoneros pretenden vender esos productos adulterados y sin permiso sanitarios. Osea que si no te mata el chikunguya te mata la medicina balurda que venden estos seres. Entonces al que sufre en cama le queda hacer remedios caseros, rezar a todos sus santos, y como última opción buscar un brujo pa` echase ramasos.

En fin el chikunguya nos ha traído tanto alegrías como pesares, pero ha sido el tema del momento y  las personas que no les ha dado se consideran leyenda o seres de otro mundo. Solo nos queda esperar que esta situación mejore y erradicarla de una vez por todas en nuestro territorio.

¡Mientras tanto al zancudo, ni agua!

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s