Momento de Poesía

Así como también es bueno dar nuestros puntos de vista y reflexionar sobre las complejidades de la vida que dan para mucha confrontación intelectual. Es momento de un toque poético, citando este fragmento que me resulto excepcional y quisiera compartir con ustedes.

“No te enamores de una mujer que lee, de una mujer que siente demasiado, de una mujer que escribe…

No te enamores de una mujer culta, maga, delirante, loca. No te enamores de una mujer que piensa, que sabe lo que sabe y además sabe volar; una mujer segura de sí misma.

No te enamores de una mujer que se ríe o llora haciendo el amor, que sabe convertir en espíritu su carne; y mucho menos de una que ame la poesía (esas son las más peligrosas), o que se quede media hora contemplando una pintura y no sepa vivir sin la música.

No te enamores de una mujer a la que le interese la política y que sea rebelde y sienta un inmenso horror por las injusticias. Una que no le guste para nada ver televisión. Ni de una mujer que es bella sin importar las características de su cara y de su cuerpo.

No te enamores de una mujer intensa, lúdica, lúcida e irreverente. No quieras enamorarte de una mujer así. Porque cuando te enamoras de una mujer como esa, se quede ella contigo o no, te ame ella o no, de ella, de una mujer así, jamás se regresa…”

-Martha Rivera Garrido, poeta dominicana.-

Advertisements

El petróleo venezolano frente a la agricultura y ganadería

Venezuela ha representado un país rico en recursos naturales, permitiendo la ejecución y desarrollo de diversas actividades económicas. A partir de 1830 se evidenciaba la producción agraria y pecuaria, a través de la exportación de cacao, café, añil y cuero. Este proceso permaneció en el país, sin embargo, tras  el hallazgo del petróleo, a partir de 1911 marco un acontecimiento importante que influyó de manera negativa en la actividad agropecuaria.

La base de la economía para 1830, estaba marcada sobre una dependencia en las actividades agrícolas y pecuarias. Las tierras, hatos y haciendas se localizaban en poder de pocas manos, los latifundistas o terratenientes. Otro aspecto a considerar es que una gran cantidad de la población venezolana, era rural y subsistían de esta labor. Este periodo económico de igual forma, generó las divisiones de las clases sociales.

La mayor parte del ingreso del país, dependía de la exportación de la materia prima, y a su vez, de la importación de los productos  fabricados de la misma, es decir, que si el cacao se exportaba al extranjero, el producto final fabricado como chocolate era importado al país. De esta forma, se empezaba a deteriorar el desarrollo de la producción nacional, puesto que,  no se contaba con el equipo y maquinaria necesaria para la obtención y elaboración en los campos venezolanos.

Es así como la actividad económica agropecuaria, empieza a desmejorar y la aparición del recurso hidrocarburo, en el subsuelo nacional la agrava con mayor fuerza.  Tanto el descubrimiento, como la eminente explotación del petróleo, trajo consigo el aumento desenfrenado de los ingresos fiscales, cambiando el proceso productor y exportador agrícola al petrolero.

El auge de la explotación petrolera transformo negativamente la producción agraria y ganadera, reduciendo los niveles de exportación y baja de precios del ganado, café, cacao en el comercio internacional, para el año 1925, el petróleo había desplazado al café como principal producto de exportación.

El petróleo causó cambios profundos en la población venezolana, la población rural comenzaba a emigrar a los campos petroleros y a las ciudades. Este factor desencadeno que los campos de siembra y ganado fueran abandonados, y los de gran extensión se utilizarán para la creación de industrias petroleras y empresas manufactureras.

El país con el paso de los años ha convertido al petróleo como la fuente principal del ingreso nacional, generando una economía monoproductoa y aumentando la dependencia de este recurso, si bien es cierto, que contribuyó un paso a la sociedad moderna, también originó una fuerte crisis en los sectores agropecuarios nacionales.

Las políticas de Estado deben garantizar  que el  manejo de los recursos petroleros, estarán destinado a todos los sectores productivos del país, el aprovechamiento de las tierras ganaderas y agricultura impulsaran el desarrollo económico creando mayores iniciativas de inversión nacional y extranjera. Venezuela cuenta con los recursos necesarios para fortalecer la economía del país. Como diría el escritor Arturo Uslar Pietri, debemos “Sembrar el petróleo”.